AHORRAR AGUA: Técnicas Domésticas

Por todos es sabido que el agua es el bien más preciado pero que al mismo tiempo escasea cada vez más, sobre todo en países de zona desértica, pero incluso en el nuestro estamos notando que los pantanos están cada vez más vacíos

España vive el período más seco en los
últimos sesenta años, ya que cada vez llueve menos y al crecer
la población se consume más agua. Es hora pues de hacer un uso
racional de este líquido, para evitar en lo posible las temidas restricciones
en el ámbito doméstico. Nosotros mismos somos responsables de
evitarlo, y podemos hacerlo a través de pequeños gestos que, sin
duda, ayudarán a mejorar la crítica situación.

Por ejemplo, podemos empezar colocando una botella vacía de plástico
en la cisterna del wc. Aunque nos parezca mentira, con esta simple técnica
se ahorran entre dos y cuatro litros de agua cada vez que se tire de la cadena.
Asimismo, también es importante que no se utilice el inodoro como papelera,
tirando cualquier tipo de desecho en los recipientes destinados a la basura.
Debemos adoptar la costumbre de cerrar el grifo mientras nos lavamos los dientes
o nos afeitamos, evitando que el agua corra sin ningún tipo de utilidad.
Esto a la larga supone un ahorro de otros diez litros más.

También es muy útil optar siempre por la ducha en vez del baño;
llenar la bañera de agua supone un desperdicio de ciento cincuenta litros
más de los que se pueden utilizar en una ducha de corta duración.
Si además de eso cerramos el grifo mientras nos enjabonamos, y sólo
lo abrimos para aclararnos, el ahorro en agua se duplica. En este sentido, siempre
debemos estar alerta en cuanto a cualquier avería o desperfecto en las
cañerías y los grifos; pensemos que una gota por segundo puede
convertirse a la larga en treinta litros diarios de agua desperdiciados.

Debemos acostumbrarnos a regar las plantas al anochecer, porque al evitar la
exposición al sol se minimizan las pérdidas de agua por evaporación.
También hay que evitar regar en días muy ventosos para evitar
que el aire arrastre el agua. Y en el caso de jardines y césped, tener
en cuenta que no por añadir más agua se riegan mejor, puesto que
la mayoría de estos espacios suelen recibir más agua de la que
realmente necesita. Es mejor elegir plantas autóctonas de la zona que
las exóticas y raras (porque necesitarán más cuidados y
más riegos), y las primeras permiten el ahorro de agua, atraen a mariposas
y no requieren de productos químicos para su mantenimiento.

En el apartado de electrodomésticos como el lavavajillas y la lavadora,
debemos procurar utilizarlos sólo cuando estén completamente llenos,
y así no haremos lavados a media carga, aprovechando al máximo
su capacidad. Al lavar la fruta y la verdura es mejor utilizar un cuenco en
vez de dejar el agua correr, porque así se ahorran hasta diez litros;
asimismo, si se friegan los platos a mano tampoco se debe dejar el grifo abierto,
utilizando preferiblemente una pila para enjabonar y otra para aclarar; si no
se dispone de tanto espacio, se recomienda utilizar un barreño a tal
efecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.